Cómo se evalúa la audición

Una evaluación auditiva identifica la capacidad de su hijo para escuchar ciertos tonos. La evaluación incluye una inspección visual de los oídos de su hijo, al igual que uno o más de los siguientes procedimientos, de acuerdo a la edad y necesidad de diagnóstico:

Evaluación Cuándo Descripción
Otoemisiones acústicas (OAE) Recién nacidos a 2 años Esta evaluación brinda una forma única de examinar la función del oído interno (cóclea). Un micrófono muy sensible se ubica en el canal auditivo de su hijo y se envían sonidos al oído; el micrófono registra la respuesta de la cóclea al sonido (conocida como emisión). La ausencia de emisiones indica pérdida auditiva.
Respuesta auditiva de tallo cerebral (ABR) Recién nacidos a 2 años Esta prueba verifica la respuesta del cerebro ante el sonido y la registra ubicando electrodos (no invasivos) sobre la cabeza.
Audiometría con refuerzo visual (VRA) 6 meses a 2 años Se anima a su hijo para mirar hacia una fuente sonora y se “recompensa” a través de un refuerzo visual, por medio de un oso de peluche que se ilumina y toca un tambor.
Audiometría por juego condicionado (CPA) 2 a 4 años Se le pide a su hijo realizar una actividad (como organizar bloques en un grupo o poner una marca en un tablero) cada vez que él/ella escuche un sonido.
Audiometría convencional Niños mayores A su hijo se le pide levantar la mano o presionar un botón cada vez que escuche un sonido.

Además de las pruebas anteriores, que se basan en tonos, el audiólogo puede realizar una evaluación de comprensión de habla, en la cual se le pide a su hijo escuchar y repetir palabras y oraciones. La edad y el interés de su hijo en cooperar, determinarán cual método es el más apropiado.